viernes, 17 de febrero de 2017

Presentación de "Memorial Shadow"

Pulsa sobre la imagen para acceder a las fotografías.

Anoche, pasamos un rato estupendo en la presentación del libro “Memorial Shadow” de la amiga Pilar. La presentación, magnífica, corrió a cargo de Manuel Cruz García. Os dejo también la reseña que le escribí, en su momento, en La Galla Ciencia. 

miércoles, 1 de febrero de 2017

lunes, 30 de enero de 2017

Lo que mirarán tus ojos (IV)


El día 20 de enero, se cumplieron 24 años de la muerte de Audrey Hepburn... aquella chica ante un escaparate se merece un poquito más de picoteo.

miércoles, 18 de enero de 2017

Lo que mirarán tus ojos (II)

Lo que mirarán tus ojos (Editorial Alfonsípolis, 2016). VIII Premio de Poesía Federico Muelas.

Hoy en día, además de escribir un libro es deseable venderlo. Disculpen, por ello, si le doy algo de autobombo al tema. Aquí lo tienen, pulsando sobre la imagen. Gracias.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Balance y gracias

Este año disfruté como un enano con: El amor y media vuelta, de Roger Wolfe; Cuaderno de veredas, de José Pastor; Lift Off, varios autores; La Galla Ciencia VI, varios autores; Canciones a pie de cama (Para una hija que duerme), de Pilar Domínguez Toscano; Verbos por dentelladas, de Noelia Illán Conesa; 091, Maniobra de resurrección, de Javier Martín Ruiz; Los príncipes valientes, de Javier Pérez Andújar; Si te echan la mano al cuello, encontrarán la soga, de David González; Ciudad celeste, varios autores; II Antología Argonautas, varios autores; 091, aullidos, corazones y guitarras, de Juan Jesús García; Píldoras de papel, de Ana Patricia Moya; Memorial shadow, de Pilar Quirosa Cheyrouze.

Venga. Que es Navidad. Entónenla a lo Mina Mazzini y canten conmigo: balance, balance, balance… Decía Antoine de Saint-Exupéry que, si hacemos balance de las horas que nos han valido la pena, siempre nos encontraremos con aquellas que no nos procuraron ninguna fortuna. Lo suscribo plenamente, aunque, con el único fin de llevarme la contraria, a comienzos de año, obtuve un par de premios afortunados: el VIII Premio de Poesía “Federico Muelas” de Cuenca, que supuso la edición de mi último libro Lo que mirarán tus ojos; y el segundo Premio en el Concurso de Poesía “Mujer y Literatura” de Vicar, por la plaquette Las niñas cazan moscas, que quedará, como casi todo lo que estimo, circunscrito a la categoría de los inéditos. Además, durante este 2016, varios editores decidieron que no era descabellado del todo incluir mis poemas en tres antologías de muy diferente pelaje: en junio, salió al mercado la II Antología Argonautas; en octubre, lo hizo Ciudad celeste. Antología homenaje a Valente; y, en diciembre, Lift Off, un homenaje a David Bowie que me colma de satisfacción. A todos ellos les agradezco la llamada. No está uno acostumbrado a estos regocijos.
Del mismo modo, tengo mucho que agradecer a los medios que me siguen dando cancha, especialmente a la revista de poesía La Galla Ciencia, con la que he publicado dos reseñas literarias y un Hoy firma sobre el regreso de los 091. La Maniobra de resurrección ha marcado, en cierto modo, la mayoría de mis colaboraciones en prensa, y siempre recordaré con emoción los tres artículos publicados por El Independiente de Granada, que además alcanzaron una enorme repercusión en las redes sociales.
Para terminar el resumen anual, sólo añadir que sigue siendo un reto el mantenimiento de este blog (lo que iba para efímero recientemente ha cumplido siete años). Durante el ejercicio que ahora termina, he publicado cuarenta y dos entradas gracias al interés de los amigos que se siguen pasando por aquí de vez en cuando. Créanme: no son pocas.
Voy a terminar pareciendo un bien nacido. Agradecimientos varios y merecidos: a la poeta Noelia Illán Conesa, redactora de La Galla Ciencia, por contar conmigo para una de las mejores publicaciones del año; a Juan Ignacio Pérez, Director de El Independiente de Granada, por gustarle tanto Los Cero y considerar que mis artículos están a la altura de su Maniobra; al poeta José Ángel García, por reseñar con tanto gusto Lo que mirarán tus ojos en el diario ABC y en la revista Tiempos modernos; a la poeta Pilar Quirosa Cheyrouze, porque siempre se acuerda de mí cuando se precisa un poeta de guardia; al editor Pepe Criado, por llamarme para algunas lecturas a las que no pude ir; y, por último, al escritor Juan Herrezuelo, porque su prólogo a Lo que mirarán tus ojos no es un telón que se abre a la Poesía sino el primer poema del libro.
En fin, es ya hora de que nos dejemos de balances, de que se callen las parole, parole, parole, porque ya escribieron los hermanos Cohen para Valor de ley que “siempre voy para atrás cuando retrocedo”. Sepan que lo mejor está por venir. Feliz Navidad y próspero año a todos.

martes, 20 de diciembre de 2016

Hurricane

José Ignacio Lapido y José Antonio García. Martínez Clares, 2016.

Por Raymond Chandler sabemos que Los Cero, si nadie lo remedia, van a dormir el sueño eterno. Pero me temo que no estarán solos en este nuevo menester, como tampoco lo han estado durante la resurrección del 2016, una resurrección que ha resultado multitudinaria ya que los muertos éramos más de los esperados. Cada resucitado sabe lo que le conviene y ellos, Los Cero, se han quedado entre nosotros hasta que llegó su hora, ocultos tras las brumas iniciales de The man with the harmonica, cargando sus armas de adrenalina y rock and roll, afilando versos entre bambalinas mientras en la sala sus adeptos ya entonaban una última canción para el espantapájaros.

lunes, 19 de diciembre de 2016

LIFT OFF: un homenaje a David Bowie

Portada de LIFT OFF (La Galla Ciencia, 2016).

La revista de poesía La Galla Ciencia ha elaborado el primer homenaje español a David Bowie, publicación que aparece con motivo del primer aniversario del fallecimiento del astro musical. Más de 50 artistas se han unido como una sola voz para este libro-homenaje que despega con la aspiración de reivindicar la inmortalidad del Duque Blanco.
Para mí es todo un placer formar parte de este magnífico elenco de creadores.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Memorial shadow

Memorial shadow, de Pilar Quirosa Cheyrouze (Editorial Nazarí, 2016).

Aunque desde el principio supe lo que contenía, no abrí el paquete postal hasta la mañana siguiente. Por eso, cuando Memorial shadow (Editorial Nazarí, 2016) -el último y flamante libro de Pilar Quirosa Cheyrouze- emergió de entre los cartones, ya llegaban a través de la prensa digital los primeros rumores que anunciaban la muerte de Leonard Cohen. Cerré la web de elpais.com y abrí, como siempre hago antes de comenzar un libro, unas páginas al azar. Allí, en un verso premonitorio, estaba la respuesta a ese desangelado amanecer: la vida en un epitafio.


viernes, 25 de noviembre de 2016

lunes, 24 de octubre de 2016

Lo profundo de la vida

Viñeta de Mesamadero en el Ideal del sábado 22 de octubre.

Nada les va a parar. Sabemos que removerán la tierra, que lo seguirán buscando porque Lorca tampoco está en el Peñón del Colorado y ellos (los técnicos) sospechan que alguna de sus últimas paladas puede haber rozado la portentosa osamenta del genio. Se diría que encontrar al poeta más allá de sus libros es una misión imposible, aunque conocemos el tesón con que los buscadores de tesoros se entregan a sus mayores desafíos. Cualquiera de nosotros, amantes de la escasa pericia, ya habríamos abandonado con sólo echar un vistazo al terreno, como abandonaron, hace más de treinta años, Strummer y Arias.
Joe Strummer -líder de The Class- quedó con Jesús Arias en un garito de Madrid. El británico apareció a bordo de un sublime Dodge-Dart gris metalizado con el techo negro -su ya mítico Spanish-American car, como él mismo lo bautizó- y, con la excusa de probar el carro, le propuso a Arias algo que bien podría ser el título perfecto para cualquiera de los temas de su banda: "Let's go to Víznar". Anochecía, cuando llegaron a Víznar y Strummer decidió confesarle sus verdaderas intenciones: pretendía comprar unas palas para buscar la tumba de Lorca y desenterrarlo. En vano, Jesús Arias trató de explicarle que habría que remover miles de metros cúbicos de tierra y que, probablemente, después de tantos decenios, ni siquiera encontrarían vestigios de los enterramientos. Pero Joe sólo entró en razón cuando Arias le llevó al paraje donde se sospecha que Lorca fue fusilado. Allí, prendió un pitillo y, mientras observaba la puesta de sol, comenzó a llorar. "Puedo escuchar el grito de los muertos, la tragedia que ocurrió aquí".
Strummer comprendió en un instante de silencio todo lo que jamás notarán los geo-radares y supo, como por arte de magia, que es absurdo seguir buscando a Lorca entre escombros y terraplenes, porque todos deberíamos saber a estas alturas que Lorca descansa entre versos, que habita las páginas de sus libros y que sigue iluminando, cada día, las estancias más oscuras de nuestra memoria.

The Clash - Should I stay or should I go

jueves, 13 de octubre de 2016

Knockin' on Heaven's Door

Dylan durante una conferencia de prensa en Suecia (1966). Imagen de CORDON PRESS.

En una ocasión, le preguntaron a Dani Martín, antiguo cantante de "El Canto del Loco", sobre Bob Dylan: “Me parece un pesado”, respondió. Hoy, le han concedido el Premio Nobel de Literatura. A Dylan, naturalmente.


lunes, 3 de octubre de 2016

Cuestión de tiempo

Franz Kafka

Es ya legendaria la extraordinaria capacidad de algunos narradores para escribir sus relatos en poco tiempo sin necesidad, además, de excesivas correcciones, reescrituras, puntualizaciones ni precisiones de estilo. Por poner un ejemplo, recordemos que Franz Kafka escribió La condena (Das Urteil), con unos medios -imagino- precarios, en la noche del 22 al 23 de septiembre de 1912. Aproximadamente, el mismo tiempo que yo he empleado en escribir esta entrada.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Gràcies, paisà

El escritor Javier Pérez Andújar y la alcaldesa Ada Colau entran en el Saló de Cent. Albert Bertran para El Periódico.

La noche del pasado jueves, Javier Pérez Andújar -catalán de San Adrián de Besós, hijo de goreños-, tras aguantar un linchamiento desmedido -como cualquier linchamiento que se precie- por parte de un amplio sector del nacionalismo catalán, pudo leer su pregón de las fiestas de la Merced. No es de extrañar que comenzase su intervención con estas palabras: “Bona tarda, bonsoir, buenas tardes y felices fiestas de la Mercè a todas las autoridades, a toda la gente sin autoridad y a todos los desautorizados en general”.
La raíz de la controversia generada por su designación como pregonero no hay que buscarla en su preparación ni en sus méritos; la raíz de esa iracunda y desproporcionada respuesta habría que buscarla en que Pérez Andújar, que nunca se ha posicionado como unionista, no forma parte del habitual catálogo de ideólogos del independentismo, en su irónica pluma y, además -para qué callarme-, en sus orígenes. Así se refiere a los mismos en una antigua entrevista: “Pero no soy de izquierdas por ideología. Lo soy de una forma más primaria. Mi abuelo era un campesino de Gor (un pueblo de Granada) que defendió la República. Mi padre, un trabajador industrial que militó clandestinamente en el sindicalismo barcelonés. Y yo soy de izquierdas porque me lo ha mandado mi madre”. No me negarán que, cuando su abuelo nació, debía ser lo suficientemente pequeño como para que ese hecho no tenga tanta importancia hoy en día ni suponga un lastre social para sus herederos.
Pero vayamos a lo verdaderamente importante. El pregón de Pérez Andújar supone una sucesión inteligente y emocionada de agradecimientos a quienes edificaron la Cultura en la ciudad de Barcelona y a quienes, con su esfuerzo, con su trabajo, con su vida incluso, edificaron la ciudad misma. Porque, como leyó Javier acertadamente, “La cultura popular (…) nacía de la explotación del trabajo y de la felicidad de la lectura. Como toda la cultura popular”.
No se lo pierdan porque, desde hace unos días, Barcelona es un poco más de todos los barceloneses. De los que lo son y de los que lo fuimos.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Parte médico

Extracto de un parte médico.

A tan sólo un golpe de clic, encontramos la dirección rae.es. Bajo ese apelativo tan contemporáneo, se esconde una de las herramientas más tradicionales: el Diccionario de la Real Academia. Allí, si buscamos por la “d”, nos daremos de bruces con el verbo “deambular”, tal vez el intransitivo más adecuado para explicar estos paradójicos tiempos de deriva. Leamos la definición:
1. intr. Andar, caminar sin dirección determinada”.
El hecho de que ya casi nadie camine con un rumbo fijo hace que la jerga de determinadas profesiones deba actualizarse para adaptar todas sus inexactitudes al rigor que esta imprecisa actualidad requiere. Por eso, en cualquier parte médico -por poner un ejemplo- es posible que se prescriban tratamientos de esta calaña: “deambular con muletas”. Y, para colmo, cojeando.