viernes, 25 de mayo de 2012

Los nadadores

Hay autores que van por la vida regalando momentos inolvidables.  
Joaquín Pérez Azaústre es uno de ellos. 
En su última novela -Los nadadores (Anagrama, 2012)- ha diseñado escenarios colmados de soledad sólo para que los lectores puedan habitarlos. 
Después de leerla, he disfrutado de un inusual atisbo de certeza: si todo mi mundo se evapora, ¿no seré yo en realidad el que me estoy evaporando? 
Pie de foto: Ojalá hubieras venido. Martínez Clares, 2008.

20 comentarios:

  1. Una referencia a tener en cuenta.Desconocia esa obra
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Joaquín es gran nadador en todos los estilos (géneros) literarios: novela, poesía, ensayo, artículos periodísticos... Nadador de fondo y en las distancias cortas. Pero, además -y sobre todo- es una gran ser humano, con el aura de las personas sabias y humildes al mismo tiempo; es decir, de los mejores.

    En cuanto a tu retórico interrogante, aquí no hay quien se libre de la evaporación a fuego más o menos lento, querido amigo. A veces de forma sublime:¡Por sublimación!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Certeras palabras, amigo Miguel. Un nadador muy completo, como otros que mucho antes ya dejaron su estela imborrable en el agua.
      Lo de la evaporación es un hecho irremediable. A fuego lento, mejor, con cariño. ¿No crees?
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Una buena pregunta... Gracias por la recomendación.

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me comentarás cuando lo leas, si cae en tus manos. Besos

      Eliminar
  4. Gracias por la recomendación.Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro que te moja, porque asomarte a la piscina tiene siempre sus consecuencias. Besos

      Eliminar
  5. Primera recomendación pendiente para el verano.
    Cuídate José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un verano que promete, Rafael. Cuidémosnos lo justo.

      Eliminar
  6. Los buenos libros nos regalan momentos inolvidables que esperan ser habitados por el que los lee.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Anoto la novela sin falta, lo que cuentas es muy sugerente. La pregunta no es precisamente de fácil respuesta. Da para meditar un rato, y eso siempre se agradece. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pongámonos cinéfilos para buscar paralelismos, posibles respuestas a esta pregunta casi retórica: Don Birnam -el Ray Milland de "Días sin huella"- ¿Se estaba evaporando? o tal vez, ¿Era su mundo el que estaba empeñado en darle la espalda? A veces, la soledad es una opción personal, aunque no haya sido elegida libremente. Abrazos, amigo de la sala oscura.

      Eliminar
  8. Me uno al club de los que buscamos respuestas.
    Anoto el libro y me quedo meditando..

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Medita lo justo o ya no podrás parar. Cada pregunta te llevará a otra y los porqués son extremadamente escurridizos. Abrazos

      Eliminar
  9. José Luis, qué comentario tan certero y qué diálogo posterior has creado con tus amigos. Llego ahora a tu Blog, a una hora tan tempranera, y me encuentro con una tertulia literaria en su mejor expresión. Muchas gracias por tu comentario, por dialogar sobre Los nadadores.

    Un abrazo acuático!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todas las tertulias tienen la suerte de poder cerrar su recorrido con la intervención del propio autor. Gracias por pasar por este suburbio literario y dejar tu impronta, siempre interesante. Un abrazo, amigo Joaquín.

      Eliminar
    2. Esto es una fiesta de la palabra.
      Quién dice (Vargas LLosa) que los blogs son escenarios irrelevantes?
      Joaquín, a quien saludé el pasado domingo en Lucena, escribe y hace que los demás escribamos. De eso, en el fondo, se trata. Leer y ser leído. Amar y ser amado. En ese plan. Un placer teneros a todos cerca.

      Eliminar
    3. Vargas Llosa sabe mucho sobre escenarios irrelevantes. Desde luego, amigo Emilio, la Literatura, cuando es buena, genera más Literatura. E incluso blogs de cierta intrascendencia. Abrazos.

      Eliminar